lunes, 5 de marzo de 2018

RESEÑA #75 "EL FANTASMA DE LA ÓPERA" - GASTON LEROUX


TITULO: El fantasma de la ópera (The phantom of the opera).
AUTOR: Gaston Leroux.
EDITORIAL: Austral (Espasa Libros).
Nº Pag: 336.
ISBN: 9788467051827.

SINOPSIS:
En un ambiente de novela gótica, el escenario de la Ópera de Paris esconde la morada del Fantasma y sus intrigas para conseguir a su amada bailarina. La Ópera de París se convierte en teatro de horrores en la más célebre obra del periodista y escritor de novelas detectivescas Gaston Leroux. En un ambiente de novela gótica, su escenario esconde tras sus tramoyas la morada del Fantasma: pasadizos secretos que serpentean alrededor de un lago subterráneo. Esta fascinante historia recrea el mito de la Bella y la Bestia: una joven y delicada artista es el objeto de amor un tenebroso ser que oculta su identidad tras una máscara. Para conseguir a su amada Christine, una bailarina convertida en diva, este ser atormentado por su deformidad y fealdad revive su pasado de inventor de trampas y mazmorras.  Publicada por primera vez por entregas en 1909,El fantasma de la Óperaes uno de los argumentos preferidos del teatro y el cine por el misterio de la trama, la progresión del horror, el extremado y melodramático amor del protagonista y las imaginativas posibilidades del espacio creado por Leroux. Su fama se revalida en el éxito mundial del musical de Andrew Lloyd Weber que sigue en las tablas desde 1986.

OPINIÓN PERSONAL
     En esta nueva oportunidad de publicación compartida con todos vosotros, la elegida ha sido una lectura que durante las últimas semanas me ha cautivado, y pese a ser una historia ya conocida, me ha impregnado con el mismo halo de misterio que contiene sus páginas. Os hablo de la célebre y conocida obra “El fantasma de la ópera”, de Gastón Leroux. Este escritor francés nace en 1868, estudia Derecho en París y durante años trabaja para diferentes periódicos logrando la fama por entrevistar a un convicto al que consideraba encarcelado injustamente; cabe destacar la anécdota curiosa que para dicha entrevista se hizo pasar por un antropólogo que estudiaba la situación de los presos. Durante su labor como periodista siguió e informó sobre las primeras fases de la revolución bolchevique, viajó a diferentes países y se dedicó a escribir numerosas novelas que fueron publicadas en la prensa. En el ámbito personal de Gastón cabe destacar que recibió la distinción de Legión de Honor y teniendo dos descendientes, una de los cuales era Madeleine Aile, una famosa cantante y actriz. Como he citado, Gastón escribió numerosas obras entre las que encontramos “Los tres deseos”, “El rey misterio” y otras tantas protagonizada por su conocido personaje Rouletabille como “El misterio del cuarto amarillo” y “El perfume de la dama de negro”. Pero es “El fantasma de la ópera” su más famosa creación publicada en 1910, cuya historia ignoraba hasta qué punto pudiese estar fundamentada en acontecimientos y hechos reales. Tenía una vaga idea de su leyenda, pero me sorprendió que Gastón recopilase en sus páginas las vivencias de este mítico y temido personaje cuya figura embrujaba la Ópera Garnier de París. Siempre resulta interesante y estimulante saber que lo que estás leyendo se apoya en algo real, motivo que influyó en el hecho de que leyera sus primeras páginas con avidez.


    Su ficción se desarrolla en París, a finales del siglo XIX en la Ópera Garnier,  un lugar de encuentro entre los miembros de la alta sociedad, con el objetivo de disfrutar de una de los divertimentos más comunes por entonces, la ópera. Los mitos y los rumores de los trabajadores y artistas han perdurado durante años, compartiendo la creencia de que una fantasmagórica y cadavérica figura que emana muerte, vive entre sus paredes haciendo y deshaciendo a su antojo e interfiriendo en los acontecimientos relacionados con la ópera, como si todo lo que acontece siguiese un macabro guion fruto de sus deseos. Armand Moncharmin y Firmin Richard, sus nuevos propietarios, están firmemente decididos a dirigirla ignorando la, para ellos, absurda creencia y supersticiones  que la envuelven en un velo, para la creencia popular, manipulado y dominado completamente por un ser aterrador, el “Fantasma de la ópera”. Este misterioso sujeto no tarda en hacer acto de presencia dejando una carta a los nuevos directores donde establece las instrucciones que deberán cumplir para dirigir su edificio, su ópera. En esa misiva las condiciones quedan muy claras, y entre ellas: mantener la misma cifra monetaria que siempre ha estado recibiendo, que se respeten los cambios que él realice en las representaciones y que siempre se le reserve el palco nº 5. Por otra parte, nos encontramos con la joven Christine Daaé, una artista que poco a poco comienza a tener importantes papeles en las representaciones gracias a la formación y a las lecciones de voz que desde hace años recibe de un misterioso maestro. Christine cree que se trata del “Ángel de la música” del que siempre le hablaba su padre y que ahora fallecido, cree que le ha sido enviado. En sus exitosas y aclamadas actuaciones es aplaudida por un antiguo amigo de la infancia, el vizconde Raoul de Chagny, quien secretamente ha amado siempre a la cantante. Christine no solo se reencontrará con ese amigo del pasado, sino que pronto tomará contacto con esa misteriosa voz que siempre la ha instruido y hacia la que siente una admiración absoluta. Es así como, una vez más, el Fantasma mueve los hilos a su antojo, desarrollándose todo bajo sus designios,  consiguiendo de este modo que todos actúen bajo su terrorífica y delirante voluntad, necesaria si de esta forma puede lograr alcanzar su objetivo, ser correspondido por su amada. 


    La presentación de la obra me recordaba por momentos al típico documento donde se recogen las declaraciones oficiales durante una investigación. En cierto modo tiene sentido si tenemos en cuenta que Gastón desde el inicio nos repite en varias ocasiones que durante su redacción se reunió y entrevistó con diferentes testigos y que recabó tanta información como le resultó posible. Uno de ellos fue “el Persa” un conocido del Fantasma durante años, que sabía de sus orígenes y que fue testigo privilegiado de lo acontecido durante aquellos años. Todo queda idóneamente presentado, dividido en capítulos cuyo título nos sirve de introducción.


    La abundancia en personajes, sus diferentes encuentros, así como las distintas vías de investigación que aborda el autor, en ocasiones me hacían perder un poco el hilo principal de la historia, resultándome la trama por momentos algo lenta. Quizá este aspecto sea el único negativo que puedo extraer tras su lectura, debiendo igualmente reconocer que esta contrariedad quedaba prontamente relegada y olvidada cada vez que los protagonistas principales entraban en escena y se invitaba al lector a ser partícipe de la tesitura permanente en la que Christine se encuentra, ya que como ella somos capaces de experimentar, por igual, esa admiración y desprecio hacia el Fantasma. Ese conflicto que protagoniza la joven, Raoul de Chagny y el “Fantasma de la ópera” lograron provocarme emociones y opiniones ciertamente confusas, formándose en mí un constante debate de principios, moralidad y prejuicios, el cual considero enriquecedor para el lector.


      Resulta inevitable dedicarle unas líneas a esta oscura figura que aterrorizó la ópera durante años, vivía en los bajos de dicho edificio participando privilegiadamente en su diseño como arquitecto de la obra. Tanto su estructura y edificación, así como pasadizos laberínticos  secretos, fueron utilizados a su antojo, y en los subterráneos albergó un lago artificial alrededor del cual construyó su hogar. Como dato curioso y cierto, debo añadir que actualmente la Ópera Garnier mantiene, en su palco nº 5, un cartel donde se indica que queda reservado al “Fantasma de la ópera”. Este edificio con brillantes mecanismos y sistemas no es más que una manifestación de sus numerosas habilidades ya que en sus primeros años viajó por toda Europa junto a una feria de gitanos donde aprendió destrezas acrobáticas, dotes mágicas y musicales y llegó a convertirse en un estupendo ventrílocuo. Pero Erik, su verdadero nombre, vivió repudiado por su familia, expuesto como como un monstruo bajo el sobrenombre del “cadáver humano” dado su desagradable y espantoso rostro, y años después de viajar con los gitanos, trabajó para importantes cortes como asesino y torturador. Pero también tenía por costumbre ofrecer un trato cordial a todos aquellos que a su vez le traban bien (como por ejemplo con la acomodadora), anhelando solo la compasión y el cariño que nunca experimentó y que creyó encontrar en la figura de la joven cantante.


     Es imposible que al oír las canciones de su mítica representación musical no se te erice el bello con tan solo sonar sus primeros acordes, pero tras finalizar la lectura que Gastón Leroux nos legó, las emociones se intensifican y todo cobra un mayor significado. Conoce mejor la leyenda real que inundaba las calles de la ciudad en una época en la que Paris era sinónimo de arte, el cual se respiraba en cada rincón. Déjate llevar por la cautivación irremediable de tan peculiar y oscuro ser, propio del género gótico…puede que cuando quieras reaccionar sea demasiado tarde, ya que para entonces habrás sucumbido al embrujo de su música.


“En la vida hay que acostumbrarse a todo, incluso a la eternidad.”


“- Intento no pensar más en él. – Le era muy difícil.”


4/5

6 comentarios:

  1. Nos Encanta tu entrada!! magnifica las imagenes de la pelicula que tiene una banda sonora espectacular, gracias por compartirla! saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Buho Evanescente! Me alegra leer que os encantó la reseña...muchas gracias :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola! He conocido tu blog a traves de la iniciativa "Seamos seguidores" de la que también formo parte, tienes un nuevo seguidor, te invito a pasar por el mio.
    http://loqueescondemiestanteria.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por seguirme, ya me encuentro también entre tus seguidores :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Hola, The perks of being more than a reader!,
    Me ha encantado la reseña. Siento especial por este personaje tan maravilloso y complejo (El fantasma) y por la historia que creó Leroux. Además, la edición de Austral me parece preciosa y muy acorde a la historia. Como bien dices, a través de Christine podemos sentir muchas cosas y ver el debate interno al que se enfrenta. Y el resto de personajes también valen mucho la pena ^^.
    Magnífica reseña. Muchas gracias por traerla.
    Un beso y hasta pronto. Nos leemos :D Me alegro de haber encontrado otra admiradora de esta historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pandora! Todo en ella me maravilla, tanto la obra original como su adaptación (a modo de película y musical)...que decir de su preciosa banda sonora. Tus palabras denotan la admiración que sientes hacia la historia, por lo que me alegra enormemente comprobar que otra seguidora disfrutó de su reseña. Muchas gracias a ti :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar