sábado, 22 de julio de 2017

RESEÑA #63 "FRANKENSTEIN" - MARY W. SHELLEY


TITULO: Frankenstein o el moderno Prometeo. 
AUTOR: Mary W. Shelley. 
EDITORIAL: DEBOLSILLO. 
Nº Pag: 336. 
ISBN: 9788499084763.




SINOPSIS:
Mary Shelley empezó a gestar esta novela en el verano de 1816, un verano lluvioso y sin apenas sol. Tal vez estas circunstancias extraordinarias propiciaran este relato de terror, en el que no solo se cuenta la historia del joven científico Victor Frankenstein y su "demoníaca criatura", sino que se abordan temas fundamentales de la naturaleza humana plenamente vigentes en la sociedad actual. 




OPINIÓN PERSONAL

    Esta semana es tiempo para la nostalgia, la ocasión para todo un clásico de la literatura gótica que merece un espacio y  una especial mención en nuestro blog. “Frankenstein” quizá sea una de las obras más conocidas en términos generales y de su género en particular. Esta famosa ficción vino de la mano de Mary W. Shelley, dramaturga, narradora, filósofa, ensayista y biógrafa nacida en Londres en 1797. Su padre era un novelista y filósofo y su madre una escritora feminista, corriente que seguiría durante sus años de madurez y que manifestaría en sus obras. Recibió una educación que, con los años, le inculcó posicionarse a favor de las políticas liberales y a pesar de la informalidad de su instrucción, su padre fue el encargado de formarla en diversas y amplias materias. Él mismo reconoció que desde joven, Mary poseía una mente abierta y destacaba su perseverancia, valentía y las ansias de conocimiento que le poseían. Gracias a su diario conocemos que mantuvo una relación con Percy Shelley, un filósofo y poeta que se había divorciado, la cual desaprobaba su padre oponiéndose a la misma. A pesar de ello, los amantes protagonizaron varias escapadas secretas, fruto de sus encuentros Mary quedaría embarazada. Prontamente la desgracia se cebaría con ellos ya que al poco de nacer una niña prematura, ella se sumiría en una profunda depresión motivada por el fallecimiento de su pequeña, llegando incluso a tener visiones de su bebé. Afortunadamente, vuelve a quedarse embarazada y su estado anímico se recupera. Fue tras el nacimiento del pequeño cuando deciden pasar un tiempo en Ginebra, en una casa junto al lago, lugar y período de relevancia en su vida, concibiendo y tomando forma su famosa obra a través de un sueño que tuvo. En sus propias palabras, Mary describe aquella etapa como “el momento en que por primera vez salté de la infancia a la vida real”. Por entonces el anfitrión de la casa retó a los invitados a componer una historia de terror por lo que Mary, ayudada por aquel sueño, inició la redacción de su célebre obra, la cual una vez revisada por su pareja, fue publicada en 1818. Cabe destacar que en la biblioteca de la Universidad de Oxford podemos contemplar las tres versiones que existen: la original de 1817, la revisada por Percy Shelley en 1818 y la que la propia autora reescribe en 1831. Con todo ello, es considerada la primera novela de ciencia ficción y el clásico de género gótico por excelencia. 


     Soy una enamorada y entusiasta de los clásicos literarios, despertándome especial pasión esas célebres obras de los últimos siglos que todos conocemos, así que una vez me topé casualmente con este ejemplar en uno de esos típicos mercadillos de libros, la atracción fue hipnótica, al punto de que cuando vine a darme cuenta, me encontraba paseando por el lugar con este libro entre mis manos. La historia es sobradamente conocida por la humanidad entera, pero os aseguro que si abres esta obra y la lees la historia adquiere otra dimensión distinta, conocerás este clásico desde otra perspectiva, desde el puno de vista que Mary W. Shelley deseo legarnos con su impronta.
   
     La ficción nos llega a través del diario del navegante llamado Robert Walton, quien va redactando las palabras de Víctor Frankenstein. Así conocemos la vida de este joven suizo cuya ambición por el conocimiento y la vida en sus diferentes formas, le llevan a convertirse en un estudiante de medicina. Descubrimos como transcurren sus primeros años, como es su etapa estudiantil y como se desenvuelve tanto en las relaciones familiares como en las que mantiene con su círculo de amistad más cercano. Incluso somos testigos secretos del amor que despierta cierta joven en Víctor. Pero su obsesión por descubrir cómo se desarrolla la vida va “in crescendo”, lo que le lleva a cometer el acto que cambiará su vida y que le atormentará hasta el final de su existencia. Sin muchos detalles, evitando que otros repitan su acción, Víctor describe las acciones ilícitas e inmorales que ejecuta, que lugares visita, que investigaciones lleva a cabo y como llega a dar vida a una criatura grotesca y aberrante. Esa pasión y ambición que sentía por conseguir dicho objetivo se convierte en un rechazo y repulsión hacia ese ser que lo obliga a abandonarlo todo. Víctor poco a poco enferma y la imagen de su monstruoso “hijo” se convierte en una sombra que le persigue y le acongoja. La criatura huye del laboratorio donde fue creado y se enfrenta a un mundo del que solo recibe la a aversión y el repudio, no solo de su propio creador, sino del resto de la humanidad. Es así como conoceremos las vivencias de Víctor y lo que le deparará la soledad a este ser contra natura.



     La redacción, al obedecer a la estructura de un diario como comenté con anterioridad, recoge fechas y van dirigidas a un determinado personaje, en este caso es la hermana del navegante Robert. Aun así, la historia no tiene perdida alguna y nos muestra el permanente debate en el que se sitúa Víctor, típico del estilo seguido durante la década de 1790. Mary Shelley no pretendía adornar su obra con giros en la historia y le confiere constantes luchas intelectuales que inquietan a Víctor para que este acabe rebelándose ante todo lo que la sociedad impone, aunque esto suponga su fin. Por ello la obra recibe como sobrenombre “el moderno Prometeo”, puesto que él mismo crea y moldea nueva vida. Pero también conocemos más sobre el idealismo de la autora a través del propio monstruo y los libros que este lee. De este modo, como ocurrió con otros intelectuales contemporáneos y como repetirían muchos autores años y siglos después,  la historia también se convierte en una crítica a la sociedad y a la política del momento.


     Recalco el debate existencial en el que se encuentra Víctor Frankenstein porque me resultó muy interesante, no solo en cuestión de fondo, sino también el modo en el que la autora nos lo manifiesta y presenta, así como los argumentos que esgrime. Logras sentir la angustia que crece y cuya correspondencia es directamente proporcional al desarrollo de la obra. Por otro lado tenemos a la criatura, sin nombre a pesar de que muchos al leer el título piensen que Frankenstein hace referencia a ella. Los sentimientos encontrados que despierta en el lector son innumerables, ya que logra infundir ese terror que sufre su propio creador pero también es uno de los pocos monstruos que nos conmueve y ante el que resulta difícil no sentir un singular y peculiar cariño compadeciente. No pretende infundir terror, él es el primer ser que está asustando y confundido, y que tan solo busca el reconocimiento y el amor de su creador.


     “Frankenstein” o “el moderno Prometeo” no solo merece ser leído por ser un clásico universal sino también por ser la obra de una autora considerada como figura indiscutible del romanticismo del que destacar su papel como mujer tanto en la militancia liberal como en la política. Aspectos que sin duda confieren a la obra muchas más interpretaciones que la mera creación de un extraño ser, que al fin y al cabo solo busca su lugar en el mundo, un mundo cuyos seres se niegan a reconocer que la aceptación de otros iguales debe indiscutiblemente pasar por ir acompañados de una apariencia agradable y bonita, cuya mezquindad e hipocresía disfraza falsos gestos y conductas de aprobación y aceptación, pero cuyos prejuicios y estereotipos pesan en sus vidas condicionándoles  absurda y ridículamente. Esto por desgracia siempre ha existido y lamentable e inevitablemente siempre existirá. Paradójicamente, este abominable ser creado por Víctor, conseguirá lo que dentro de su ficción no pudo lograr, ganarse tu afecto y despertar en el lector esa clemencia, esa compasión, que hará finalmente que contemples al monstruo con afección.  Despréndete de esos recuerdos de las versiones realizadas en la gran pantalla y adéntrate sin complejos en esta fantástica historia, te aseguro que las disfrutarás como si la conocieses por vez primera.



"Tú, que me acusas de asesino, serías capaz de destruir a la criatura que es tu propia obra. ¡Alabada sea la eterna justicia del hombre!"


★ 4,5/5

sábado, 15 de julio de 2017

BOOK TAG: 9 LIBROS QUE NO HE LEÍDO





     ¡Hola readers! Como habéis podido comprobar en el último período de tiempo, y con la intención de realizar entradas diferentes a las reseñas, suelo publicar una vez al mes un Book Tag. Así que hoy comparto el correspondiente a este mes y que trata sobre libros que por una u otra circunstancia, no he tenido la ocasión de leer. Aprovecho también para comunicaros que si tenéis Tags o entradas similares que queráis recomendarme realizar, estoy abierta a recibir vuestras sugerencias y como siempre estaré muy agradecida de oír vuestra opinión. ¡Comencemos!

  

¿Qué libro no he sido capaz de terminar?   
    Rápidamente pienso en “El capitán Alatriste” de Arturo y Carlota Pérez-Reverte. Fue hace años y una de las primeras lecturas obligatorias al inicio de la secundaria, por lo que recuerdo que me resultaba ardua la tarea de ponerme con él por obligación. De hecho, y a pesar de llevar más de la mitad de la historia leída, terminé cambiando la elección de este título por otro. No recuerdo exactamente donde residía el problema, puede que fuese por su narrativa o la historia en sí, pero me resultaba complicado mantener el hilo y sentirme atraída por la ficción. Menos mal que en ocasiones nos proponían dos o tres libros para que eligiésemos de cual examinarnos y por esta vez pude salvarme. De todas las lecturas que debíamos leer para clase, es de las pocas que guardo peor recuerdo. A día de hoy, sigo sin ser capaz de darle una oportunidad ya que aún conservo la sensación amarga que provocó nuestro primer encuentro.

 
¿Qué libro estas deseando leer pero por tiempo no has podido?

   “La ladrona de libros” de Markus Zusak. Me lo regalaron en este año, ya que me encanta su adaptación y tengo mucho interés en leerlo, a pesar de ello me sobran ganas y me falta tiempo. Es un libro extenso y entre los estudios y las labores del día a día, he ido posponiendo su lectura y dándole preferencia a otros más breve y rápidos de leer. Me observa desde mi biblioteca personal, esperando que le dedique toda mi atención así que estoy deseando tener la ocasión de leer esta preciosa historia.






¿Qué libro no has leído porque es una secuela?

    Sin duda “Después de ti” de Jojo Moyes. Me emocioné tanto con “Yo antes de ti” que cuando leí la noticia de que tenía una secuela, aunque recelosa, busqué su sinopsis a pesar de que sabía que no sería buena idea proseguir con la ficción. No me equivocaba, su continuación no despertaba ningún interés en mí, personalmente hubiese concluido la historia con el primer libro. No quiero deteriorar el bonito, aunque emotivo, recuerdo que conservo con el anterior, por ello no leeré su secuela. 




 


¿Qué libro no has leído porque aún no ha salido a la venta?

     Aquí no se me ocurre ninguno que aún no haya sido publicado, pero diré “Norse Mythology” de Neil Gaiman que sí ha llegado a las librerías de otros países mientras aún estamos a la espera de que llegue a España. Estoy deseando que alguna editorial lo publique por fin para poder disfrutar una vez más de la increíble y original narrativa de Gaiman y de una de mis mitologías favoritas, la nórdica. 








¿Qué libro no has leído porque leíste un libro de este autor que no te convenció?

     Recientemente estoy viendo publicadas algunas reseñas de “Las marcas de la muerte” de Veronica Roth. No puedo negar que el título y la portada elegida resultan interesantes así como la sinopsis, pero no me decido a darle una oportunidad ya que no acabé muy convencida con “Divergente”, obra de la misma autora. Sé que esta saga tiene una legión de seguidores y reconozco que reúne ingredientes más que atrayentes para continuar descubriendo que le depararán a Tris los siguientes libros, pero no llegué a disfrutar la historia en su totalidad. Por otro lado, quiero añadir que ya debo quedar muy disgustada con un autor para, rotundamente, negarme a leer otras obras suyas. Siempre intento darle una segunda oportunidad, por lo que no descarto hacer lo mismo con Veronica y este libro en concreto.




¿Qué libro no has leído aún porque no estás en el estado adecuado?

     “Testament of Youth” de Vera Brittain. Puede que os resulte familiar por su adaptación, “Testamento de juventud”, película en la conocemos la vida de la joven Vera durante la Primera Guerra Mundial y como, tras llegar a ser una de las primeras mujeres en estudiar en la universidad, se ve obligada a abandonar sus estudios para convertirse en enfermera y ayudar en tan difícil momento histórico. Esta historia autobiográfica no solo me resultó preciosa y me emocionó de principio a fin, sino que me pareció muy interesante conocer a Vera, ya que fue una mujer adelantada a su tiempo. Sabía que se basaba en hechos reales pero desconocía que las vivencias de su protagonista fueron narradas por ella misma en un libro homónimo. Mi ilusión y gozo duró poco al comprobar, como ocurre en otras tantas ocasiones, que el libro no estaba publicado en España, aunque existían rumores de que pronto sería editado. Aunque hice el intento por esperar, no pude resistirme y lo compré por internet, aunque ello implicase leerlo en inglés. No me intimida el hecho en sí del idioma, sino que a este aspecto hay que sumarle que se trata de una lectura un poco densa aunque muy completa, que recopila no solo la historia de Vera, sino innumerables cartas e incluso partituras musicales. Una preciosa y emotiva historia a la que quiero dedicarle su tiempo, por ello espero poder iniciarla durante un período de vacaciones.





¿Qué libro no has leído aún porque es demasiado grande?

     Aunque pienso en varios, el que posee mayor número de páginas es “Guerra y Paz” de Leon Tolstoi. En ella conocemos las vivencias de varios personajes pertenecientes a la sociedad rusa a lo largo de los años, situándose en un contexto histórico tan relevante como las guerras napoleónicas. Conocía este clásico y ya he tenido una toma de contacto con el autor previamente, pero mis ansias por leer esta obra en concreto se incrementaron cuando visioné la reciente miniserie que la BBC estrenó y que me cautivó por completo. Sé de primera mano que Tolstoi es un autor especial cuyos libros requieren de tiempo y paciencia para ser leídos adecuadamente, lo sé porque llevo un tiempo leyendo “Anna Karenina”, la cual nunca dejo abandonada y la retomo siempre que tengo ocasión. Pero he podido leer numerosas reseñas y opiniones respecto a “Guerra y Paz” y lo único que consiguen es avivar mi interés por ella. Así que, procuraré ignorar su extensión, y me quedaré con el resto de aspectos positivos y la maravillosa sensación que me dejó su miniserie para poder así disfrutar de este clásico.




¿Qué libro quisiste leer por su portada pero te echaste para atrás por sus malas críticas o reseñas?

     Desde el primer momento que vi su portada me planteé anotarlo en mi lista de lecturas pendientes, os hablo de “La chica del tren” de Paula Hawkins. No cesaban las buenas críticas y poseía una buena campaña publicitaria que lograban mostrarte el libro en cualquier lugar siempre que se daba la ocasión. Incluso me lo recomendó alguna que otra amiga, así que sin duda pensé en iniciar su lectura. Pero antes de leerlo, y con la intención de despejar mis dudas y aumentar mis ganas e interés por él, comencé a buscar reseñas, comentarios, críticas que me mostrasen un poco más de todo lo que siempre se publicaba sobre la historia. Mi sorpresa fue que “hurgando” solo un poco, pude comprobar que no era tan maravilloso como se empeñaban en vendernos y además me recordaba bastante a otro libro que había leído y que tampoco me había convencido. Ahora agradezco haberme dedicado a buscar reseñas sobre él ya que por último predominaban más comentarios y críticas negativas que positivas, lo cual me ayudó a decantarme por no leer la historia de Paula Hawkins.





¿Cuál es el libro que más te intimida de tus libros por leer?

     “Lolita” de Vladimir Nabokov, la historia de un profesor de cuarenta años que se obsesiona con una joven de doce años. Siento interés por descubrir cómo el autor nos plantea esta compleja relación, la cual la presenta como una historia de amor, y como aborda no solo este tema, sino otros como por ejemplo el incesto. Me intimida el no saber que me encontraré en sus páginas y al mismo tiempo deseo conocer la opinión y el punto de vista de sus protagonistas y como ellos viven la historia. Sin duda alguna, es un libro digno de estudio psicológico y que despierta en el lector una tormenta de comentarios críticos y sentimientos contradictorios. Esto último es lo que más me atrae de este clásico contemporáneo y que muchos consideran de obligada lectura. Sé que tarde o temprano daré el paso y me enfrentaré a él.






    Hasta aquí el “Book Tag: 9 libros que no he leído”, me ha encantado resolver sus preguntas y compartirla con vosotros. Por mi parte, como siempre, os invito a que lo realicéis o a que me comentéis cuales hubiesen sido vuestros elegidos. De igual modo podéis recomendarme las lecturas que deseéis, siempre os agradezco que me descubráis nuevas historias. 



Hasta la próxima, ¡UN ABRAZO READERS!

sábado, 8 de julio de 2017

RESEÑA #62 "EL CLUB DE LA LUCHA" - CHUCK PALAHNIUK


TITULO: El club de la lucha (Fight Club).
AUTOR: Chuck Palahniuk.
EDITORIAL: DEBOLSILLO.
Nº Pag: 224.
ISBN: 9788499088174.


SINOPSIS:
Los fines de semana, en sótanos y aparcamientos, jóvenes oficinistas se quitan las camisas y pelean entre sí hasta la extenuación. Los lunes regresan a sus despachos con los ojos amoratados, algún diente menos y un sentimiento embriagador de omnipotencia. Estas reuniones clandestinas son parte del plan con el que Tyler Durden, proyeccionista, camarero y oscuro genio anárquico, aspira a vengarse de una sociedad enferma por el consumismo. Una de las novelas contemporáneas más originales, que ha llegado a convertirse en un clásico underground.


OPINIÓN PERSONAL
     Esta semana os hablaré acerca de uno de esos libros ante el que se puede generar distintas emociones, pero en mi opinión, la indiferencia no tiene cabida tras la conclusión de su lectura. A buen seguro os resultará familiar por su famosa adaptación al cine, se trata de “El club de la lucha” de Chuck Palahniuk. Este escritor nace en 1962 y pasa sus primeros años viviendo junto a su familia en una casa móvil, hasta que sus padres se divorcian y comienza a pasar largos periodos de tiempo, junto a sus hermanos, en el rancho de sus abuelos. Chuck se gradúa en periodismo en la Universidad de Oregón, compaginando dichos estudios con prácticas en una emisora de radio y periódicos locales. Curiosamente formaba parte del “Cacophony Society”, una sociedad compuesta por aquellos cuyo espíritu libre buscan experiencias lejanas y separadas de todo lo que la sociedad establece e impone. Las vivencias que experimentó perteneciendo a dicha red inspiraron muchos de los acontecimientos descritos en el libro. Respecto a su publicación, resultó ser el tercer intento de Chuck ya que con el primero no se sentía muy satisfecho y respecto al segundo, el editor consideró que era demasiado turbulento. Fue con “El club de la lucha” con la que Chuck realmente deseaba causar dicha sensación de agobio, y aun a sabiendas de que sería rechazada, la puso en manos del editor quien, para su sorpresa, dio su aprobación. La primera edición estuvo breve tiempo en venta pero el suficiente para que se convirtiese en todo un éxito, recibiese numerosas críticas positivas y premios y acabase suscitando el interés de la industria cinematográfica. Paradójicamente a pesar de su resonante éxito, resultó un fracaso en taquilla, y tras su divulgación en DVD y con el paso de los años, se convirtió en una película de culto. Conozco la adaptación, pero nunca he tenido la oportunidad y/o decisión de acomodarme en mi sofá y visionarla. Algo pendiente que remediaré en pocos días, os lo aseguro. En cualquier caso dado la positiva acogida y mejores críticas que este libro posee, generó en mí un interés que decidió su lectura para conocer los entresijos de este famoso y privado club.

     La historia la conocemos de manos de su protagonista, quien nos va narrando su vida y del que vagamente sabemos datos sobre su existencia salvo aquellos recuerdos que él desea compartir. Odia su estilo de vida, aborrece su trabajo en una empresa automovilística y es consciente de su conversión a un consumismo absurdo y desaforado, esclavo irremisible de unos cánones y forma de subsistencia impuestos por una sociedad  que nos convierte en corderos, debiendo como corderos formar parte del redil. Despierta de un letargo hipnótico en el que recobra conciencia de que su existencia solo tiene como objetivo trabajar, comprar muebles para su piso y otras muchas cosas que en realidad no necesita y que evidencian la estupidez de la humanidad en acaparar pertenencias de forma incontrolada, resultando todo de un materialismo patético y deleznable. Su situación le conduce a una grave decepción y desilusión, generándole un insomnio crónico que le obliga a buscar la ayuda de un especialista. El frío e insensible consejo que recibe es que acuda a grupos de apoyos de personas con enfermedades como cáncer, trastornos psicológicos, parásitos, etc., con la finalidad de comprobar que hay otros que están mucho peor que él. Tras un tiempo asistiendo a estos grupos, experimenta cierta mejoría y satisfactoriamente se reencuentra con el sueño, pero también conoce a la peculiar Marla Singer, una chica que al igual que él, asiste a todos y cada uno de los grupos. Esto le hace pensar, hipócritamente, que ella no padece ninguna enfermedad, que es una farsante y por lo tanto teme que acabe delatándole. Pero ella no será la única persona que se cruce en su vida, también conocerá a Tyler Durden, un tipo anárquico con varios trabajos que aunque mal remunerados, le permiten desarrollar su faceta gamberra, utilizando esa forma vandálica para manifestar, mediante actos más o menos salvajes, su opinión y posición frente a, según él, la insustancial sociedad que nos alberga. Con él forjará una fuerte amistad y acabarán compartiendo hogar, lo que les lleva a pasar más tiempo juntos y, a raíz de un determinado acontecimiento, a fundar “El club de la lucha” regido por unas determinadas e inquebrantables normas, con el objetivo de expresar su odio y rechazo contra el sistema. Es a partir de este momento, y a pesar de que nuestro protagonista continúa arrastrando ciertos períodos de insomnio, cuando se siente realizado desahogándose en este club junto a otros hombres con los que comparte ideología. Marla, que busca continuamente el sentido de la vida, le despoja de la ayuda que le infundía los grupos de apoyo, y Tyler se convierte en un soplo de aire y le sigue en cada uno de sus pasos, aunque ignora que todo ello terminará por conducirle a un caos total.

     No había leído previamente nada escrito por Chuck, y por lo tanto desconocía su estilo, su impronta, reconociendo que su narrativa me ha sorprendido e impresionado. Al hacerlo de manera tan personal e íntima a través del protagonista, las sensaciones se intensifican y el agobio y la atmósfera de asfixia que le embarga en algunos tramos de la ficción, llegan al lector de forma directa, logrando transmitir e impresionar con facilidad. Además, Chuck no suele prolongar innecesariamente las frases y diálogos, coexistiendo éstos en una dinámica fluida con sus pensamientos, alternando unos y otros para ofrecer de este modo un personaje activo, inquieto e incluso acelerado. A ello se le une ciertas dosis de humor negro.

    El triángulo de personajes conformado por el protagonista, Tyler y Marla, están magníficamente presentados, aunque me hubiera gustado que el personaje femenino (el único en todo el relato) hubiese tenido mayor desarrollo, aunque por otro lado comprendo que se muestra lo justo y necesario para el papel que el autor desea que desarrolle. A medida que conocemos más sobre el excéntrico Tyler, somos capaces también de llegar a sentir esa obsesión y admiración que prodiga el protagonista hacia él, por los amplios conocimientos que reúne y por su labia. Como dato curioso es el hecho de que tras su publicación y posterior adaptación cinematográfica, se fundaron clubs similares en diferentes lugares del mundo, cuyas reglas como no podía ser de otro modo estaban establecidas por las célebres normas desarrolladas en el libro. El autor, obviamente, se desmarcó y desvinculó  de estos hechos, declarando no tener relación alguna con ellos. 

    No podemos ignorar que la obra de Chuck de Palahniuk es una sátira que rebosa crítica, un afán por mostrarnos descaradamente la vida de este tipo de personas ignoradas, apartadas e incluso repudiadas por la sociedad, todo ello bajo un único propósito: no al conformismo. Se persigue el renacer, lo cual solo se conseguirá llegando a tocar fondo y desprendiéndose de todo lo innecesario para apreciar lo realmente importante. Esta es la filosofía que persiguen sus personajes, aunque a medida que avanza la historia sea malinterpretada y llevada al límite, haciéndose encomio de la misma para aprobar actos injustificables. Este fue uno de los motivos por los que fue criticada, ya que se entendía que podía hacer cierta apología de una activa línea de autodestrucción. 

     Existen infinidad de adjetivos con los que podría definirla: oscura, caótica, indolente,  perturbadora, indócil, rebelde, díscola, violenta, original, pero sin duda alguna, brutal en todos los aspectos. Lectura frenética que te conduce a un desenlace inesperado e inquietante. Como comenté al inicio, “El club de la lucha” no te dejará indiferente, generándote cierta ansiedad por conocer en profundidad a sus personajes, su soterrado inframundo y que le depararán en la siguiente página. ¿Te atreves a seguirle el ritmo? Eso sí, importante respetar las normas: La primera regla del club de la lucha es que nadie habla sobre el club de la lucha…, yo me he tomado cierta licencia.

“Un instante es lo máximo que se puede esperar de la perfección.”


★ 4/5